ENFERMEDADES INFECCIOSAS BACTERIANAS

0
165

Las enfermedades infecciosas en la clínica equina se dan con mayor frecuencia cuando las medidas de prevención no se realizan de una forma adecuada.

La vacunación, higiene en las instalaciones y la pronta detección de la enfermedad harán que en nuestras instalaciones disminuya la aparición de estas patologías.

PAPERAS EQUINAS

Las paperas son una de las enfermedades infecciosas altamente contagiosa y muy común en la clínica equina. Están causadas por la bacteria Streptococcus Equi.

Se caracteriza por la formación de abscesos (infecciones encapsuladas) en los ganglios linfáticos del tracto respiratorio superior.  Dichos ganglios se encuentran alrededor de la garganta.

Los animales infectados presentan síntomas como depresión, pérdida de apetito y fiebre (39-41ºC). Una vez que avanza la enfermedad y los abscesos crecen de tamaño,  el animal mostrará  dificultad  en la deglución. Posteriormente se producirá  la rotura de los mismos y con ello, la salida de material purulento al exterior.

En algunos brotes y en un pequeño porcentaje de casos, estos abscesos se diseminan a otras partes del cuerpo y se denomina  papera “bastarda” que empeora el pronóstico de la patología.  La bacteria se transmite por contacto directo entre caballos sanos e infectados. También se pueden infectar por el contacto con heces de caballos que poseen la enfermedad de forma subclínica (sin síntomas), objetos que hayan tenido contacto con animales infectados e, incluso, la ropa de las personas en contacto con esos animales.

La prevención de la enfermedad se basa en el aislamiento del animal infectado en cuanto exista una mínima sospecha. Esto es debido a que la tasa de contagio es muy alta y el caballo puede continuar siendo contagioso hasta 8 semanas tras la rotura de los abscesos.

En cuanto se detecte un caballo con dicha enfermedad es muy importante avisar a su veterinario ya que se deberá comenzar cuanto antes el tratamiento que se basa en la administración de antibióticos (dependiendo de la fase de la enfermedad) y antiinflamatorios. Cuando los abscesos aún no se han abierto se pueden aplicar cataplasmas calientes en la zona para fomentar la apertura de los mismos.

TÉTANOS EQUINO

Otra de las enfermedades infecciosas causada por la toxina producida por la bacteria Clostridium tetanii que se suele encontrar en el suelo y en el estiércol.

La forma de contraer el agente infeccioso suele  darse por la contaminación de una herida abierta. Esta bacteria no necesita oxígeno y se multiplica rápidamente en tejidos dañados.

Una vez que se introduce en el organismo del caballo la bacteria produce una toxina que afecta al sistema nervioso del animal (neurotoxina). Esta enfermedad es mortal en un 50-75% de los casos.

Los síntomas que genera la neurotoxina son rigidez muscular, sudoración, espasmos, dificultad para moverse y a veces, dificultad para comer. Dicha rigidez provocará que el animal presente la cola elevada, protrusión del tercer párpado,  espasmos faciales y la llamada “sonrisa sardónica”. La hipersensibilidad a ruidos, luz y movimientos también es muy característica.

Imagen protusic3b3n-parpado-caballo

En casos muy avanzados el caballo puede llegar a colapsar presentado convulsiones y muerte por parálisis respiratoria.

Los puntos clave para la prevención de la enfermedad son la vacunación y el buen manejo respecto a la cura de heridas.

En el caso de que el caballo presente una herida profunda es necesario avisar a su veterinario para que evalúe  la gravedad.

La vacuna se debe administrar al animal desde potro. La mayoría de vacunas comerciales ya incluyen el Tétanos junto a la vacuna de  la gripe. Por lo que la primo vacunación será la misma. Una primera dosis separada de la segunda de 4 a 6 semanas y un recuerdo anual o bianual.

Si el caballo ya presenta la sintomatología es de vital importancia avisar al veterinario responsable para comenzar el tratamiento. Este tratamiento se basa en el uso de antibióticos (penicilina), suero antitetánico, sedantes y relajantes musculares.

Como medidas de manejo intentaremos que el caballo se encuentre lo más tranquilo posible. Se intentará trasladar (si es posible) o se adecuará su box consiguiendo un espacio libre de ruido, luz o paso de personas u otros animales.

RHODOCOCCUS

Esta enfermedad infecciosas producida por la bacteria Rodococcus equi es la causa más grave de neumonía en potros de 1 a 4 meses. No es la causa más común de enfermedad respiratoria en potros pero es muy importante ya que tiene graves consecuencias por la gran mortalidad y el tratamiento prolongado.

La aparición de la enfermedad es rara en potros mayores de 8 meses de edad. Estudios clínicos han demostrado que la infección pulmonar se origina en la primera semana de vida.

Se puede transmitir a través de contacto directo con el patógeno que se puede encontrar en el agua, la arena y en excrementos de caballos infectados.

La infección se da de manera progresiva y los síntomas son difíciles de detectar hasta que la enfermedad está en una etapa avanzada.

Al inicio del proceso los potros se muestran febriles, letárgicos, con pérdida de apetito  y la frecuencia respiratoria aumentada. En un tercio de los animales afectados podemos encontrar diarrea, tos y secreción nasal.

Imagen potro-letargia

Las lesiones que se dan a nivel pulmonar incluyen bronconeumonía y linfadenitis supurativa y la presencia de abscesos pulmonares.

También podremos encontrar en un menor  porcentaje de animales abscesos en el intestino, hígado y riñón y la presencia de inflamación en las articulaciones.

Los potros son animales muy sensibles ante cualquier patología y cualquier proceso patológico puede poner en peligro la vida del animal. En cuanto se sospeche de algún signo de enfermedad debemos llamar a nuestro veterinario.

Como prevención de la enfermedad evitaremos el hacinamiento de animales y la poca ventilación de las cuadras. Intentar desinfectar al máximo las instalaciones, sobre todo si ha existido un caso de la enfermedad, es muy necesario.

Aún así, un diagnóstico precoz con un pronto aislamiento y tratamiento de los animales infectados reduce la contaminación de las cuadras y las posibles enfermedades infecciosas de los futuros potros que nazcan en las instalaciones.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.