INFLAMACION DE LAS EXTREMIDADES

0
222

Conozca las cuatro razones de la inflamación de las extremidades en los caballos, desde los desencadenantes benignos hasta las causas de mayor preocupación.

Las extremidades de su caballo se han mantenido fuertes e inmaculadas durante (y, a veces, a pesar de) sus actividades atléticas.
Pero, un día, se da cuenta de que tiene una pata «gorda». ¿Es motivo de alarma o algo sencillo de afrontar?.

Veamos la variedad de causas de la hinchazón de las extremidades.

Pasos de evaluación inicial

Antes de asumir lo peor, considere que en muchos casos el reconocimiento y el tratamiento oportunos pueden resolver la hinchazón de las piernas.

Lo primero es contactar con tu veterinario, y no esperar y ver.

Lo segundo, hay que recopilar información para compartir con el veterinario y lo mejor es ir haciendo una exploración general, para ver si encontramos algo mas raro o inusual.

Hay que prestar atención sobre el comportamiento, el apetito, la ingesta de agua y la producción de heces del caballo.

También hay que informar sobre alguna enfermedad recientemente, o ha cambiado algo con respecto a la dieta, desparasitación, medicamentos, mantas o vendajes.

Si es posible también podríamos tomar la temperatura rectal del caballo.

Podríamos contestarnos a una serie de preguntas:

¿El caballo parece cómodo o muestra rigidez?.
¿Es cojo? Si es así, en qué grado?.
¿Tiene solo una pierna o varias piernas hinchadas?.
¿Ve algún drenaje o signos de un pinchazo u otra herida?.
¿Hay calor en la extremidad?.
¿El caballo se aleja debido al dolor después de un toque ligero o una palpación firme de la zona inflamada?..
¿Siente irregularidades en la piel o el cabello, como costras y costras, secreción húmeda o supurante o bultos anormales?.
¿La hinchazón está localizada (limitada a un área específica) o hay un edema generalizado?.
¿está cerca o dentro de una estructura sinovial como una articulación o vaina de un tendón?.

La hinchazón de las extremidades puede ser inocua o puede ser indicativa de un proceso de enfermedad localizado en una o más piernas. También puede ser debido a enfermedades sistémicas más graves que involucran a otros sistemas del cuerpo.

Tener una descripción clara del tipo y la ubicación de la hinchazón, el estado general de salud del caballo, cualquier historial de hinchazón anterior de las extremidades y cualquier cambio de manejo reciente es información que ayuda a su veterinario.

¡Error, el grupo no existe! ¡Comprueba la sintaxis! (ID: 4) ¡Error, el grupo no existe! ¡Comprueba la sintaxis! (ID: 5)

 
 

Aquí hay cuatro diagnósticos comunes de la inflamación de extremidades.

1. Stocking up
El stocking up describe la hinchazón de las extremidades inferiores (debajo de las rodillas o corvejones) en los caballos debido a la acumulación de líquido (edema) en los tejidos.

El stocking up a menudo ocurre cuando los caballos se someten a un período de movimiento restringido, como el confinamiento en el establo. Una reducción en el bombeo fisiológico normal de líquido hace que las extremidades inferiores se hinchen.

Los veterinarios lo ven con mayor frecuencia en caballos más viejos o en aquellos con lesiones previas en las piernas.
Lo mejor que se puede hacer es hacer que el caballo se mueva. El ejercicio activo debería resolver al menos parte de la hinchazón.

El vendaje también ayuda a reducir la hinchazón rápidamente. Sin embargo, si se usa demasiado tiempo, el vendaje reduce aún más el flujo sanguíneo y linfático y puede perpetuar la afección.


2. Celulitis y linfangitis

La inflamación significativa y alarmante de las extremidades a menudo se debe a celulitis o linfangitis.

La celulitis de las extremidades generalmente ocurre de manera aguda: el caballo parece estar bien, luego se vuelve cojo de repente.

La celulitis es una infección bacteriana difusa de la piel y los tejidos subcutáneos que diseca rápida y extensamente a través de planos tisulares.

La hinchazón causa cojera y fiebre importantes y generalmente se presenta en una sola extremidad.

La extremidad afectada se caracteriza por estar hinchada, caliente y muy dolorosa al tacto, con una cojera asociada de moderada a marcada.

Un pequeño número de caballos, sin embargo, se levantarán cojos sin una hinchazón obvia de las extremidades, y solo se sospecha celulitis cuando se siente calor y un leve edema punzante en la pierna coja.

Además del dolor y la hinchazón, la celulitis también puede causar falta de apetito, letargo, frecuencia cardíaca elevada, fiebre y supuración de suero de la piel de la pierna hinchada.

extremidades con linfagitis

El reconocimiento rápido y el tratamiento temprano de la celulitis son importantes para evitar otras complicaciones graves, como laminitis de la extremidad de apoyo (hundimiento en la pierna opuesta o de apoyo), necrosis dérmica (muerte del t

ejido de la piel, vista como desprendimiento), celulitis recurrente, cojera persistente y trombosis (coagulación de los vasos).

Los caballos con linfangitis ulcerosa también presentan cojera, fiebre y letargo, pero con un signo clínico adicional: la infección y la inflamación pueden provocar la formación de cordones de los vasos linfáticos en cadenas de nódulos duros que se convierten en abscesos que se rompen.

Esto ocurre debido a una infección bacteriana, que se transmite por picadura de moscas, o debido a una penetración más profunda de especies estafilocócicas o estreptocócicas.

También la linfangitis puede desarrollarse debido a anomalías genéticas, particularmente en caballos de tiro.

¡Error, el grupo no existe! ¡Comprueba la sintaxis! (ID: 6) ¡Error, el grupo no existe! ¡Comprueba la sintaxis! (ID: 7)

 

3. Enfermedad infecciosa

Las causas infecciosas del edema de las extremidades tienden a afectar a múltiples extremidades. Por lo general, el caballo tiene fiebre y diversos grados de cojera y edema de las extremidades.

Busque hinchazón en las cuatro patas, edemas en otras partes del cuerpo, como debajo de la mandíbula y en la vaina, y controle otros signos clínicos de que su caballo está enfermo en lugar de herido.

Los signos de enfermedad incluyen fiebre, letargo, disminución del apetito, secreción nasal, aumento de la frecuencia o esfuerzo respiratorio, cólicos (dolor abdominal) o diarrea.

Las infecciones virales sistémicas también pueden causar hinchazón de las patas debido a vasculitis (vasos sanguíneos con fugas). Estas enfermedades pueden ser leves y autolimitadas (resolviéndose por sí solas) o pueden poner en peligro la vida.

Si bien no es infeccioso, las concentraciones bajas de proteínas en sangre o los problemas circulatorios relacionados con la insuficiencia cardíaca también pueden provocar edema de múltiples extremidades.

4. Lesión

La hinchazón en una sola extremidad se asocia comúnmente con un problema ubicado en cualquier lugar desde la superficie de la piel o tejidos subcutáneos más profundos hasta tendones, ligamentos, vainas de tendones, articulaciones o huesos. Las muchas razones por las que una sola extremidad puede hincharse incluyen:

1.- Lesión de tendones o ligamentos.
2.- Muerte ósea (cuando un trozo de hueso muere y se separa del hueso sano) después de un traumatismo contundente o penetrante previo en la pierna.
3.- Dermatitis de la cuartilla (talón graso / fiebre del barro / arañazos)
4.- Absceso del pie
5.- Sepsis de la vaina de la articulación o del tendón.

Probablemente uno de los mayores indicios de que la hinchazón está relacionada con una lesión es que, al menos inicialmente, la hinchazón se localiza cerca de un tendón o ligamento en lugar de rodear circunferencialmente toda la pierna.

Por lo general, no hay fiebre, pero la cojera varía significativamente según la lesión y el individuo.

La hinchazón de un absceso del pie generalmente no avanza más allá de la cuartilla superior. Sin embargo, a veces el edema puede extenderse hasta la rodilla debido a la constricción de los vasos sanguíneos en el pie, combinada con celulitis ascendente de bajo grado relacionada con la infección.

De manera similar, las heridas tienden a desarrollar una hinchazón localizada que podría generalizarse debido a una infección.

Para diferenciar entre las muchas lesiones que puede sufrir un caballo, su veterinario realizará un examen físico completo, seguido de un examen de cojera y las pruebas de diagnóstico adecuadas basadas en los hallazgos clínicos.

Las pruebas incluyen radiografía (rayos X), ultrasonido, diagnóstico por imagen avanzado (resonancia magnética, tomografía computarizada, gammagrafía nuclear), biopsia de tejido y cultivo bacteriano y sensibilidad a los antibióticos.

Para finalizar muchos casos de hinchazón de las extremidades son bastante inofensivos, pero pueden predecir un problema subyacente significativo. Siempre haga que su veterinario evalúe qué se debe hacer para tratar la hinchazón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.